Crónica del Encuentro

Y nos volvimos a encontrar con el lenguaje silbado

El Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria acogió el V Encuentro que organiza la asociación Yo Silbo.

El pasado 20 de mayo volvimos a encontrarnos. Algunos nos vemos y nos silbamos cada semana, otros nos abrazamos cada año por el encuentro o poquito más y también hubo quienes nunca nos habíamos cruzado. Y silbamos. Bastante que silbamos.

Todo comenzó un poquito después de las 9:30 h en el Gabinete Literario con la primera ponencia. Los compañeros de Clímax Phone Programmers nos contaron cómo nació la aplicación para Android y Apple y les explicaron a muchos curiosos que no habían escuchado hablar de su app Yo Silbo, cómo aprender a silbar y hacer oído con su criatura. El mono-itor de nuestros compañeros de La Milagrosa se convirtió en protagonista del siguiente tramo y nos contó cómo enseñan a la pollería y a algún ave de mayor envergadura a silbar con lecciones tremendamente didácticas. David Díaz nos deleitó con una presentación de su trabajo de investigación en Gran Canaria donde ha recopilado multitud de entrevistas a verdaderos silbadores vivos en la isla que nos confirman la existencia hasta hace no tanto tiempo de un lenguaje articulado como el que nosotros ahora enseñamos y aprendemos.

Tras la intensa jornada de la mañana, solo interrumpida por la presentación a los múltiples medios de comunicación que acudieron a nuestra llamada, paramos un ratito para almorzar y comentar las primeras impresiones de un encuentro que solamente acababa de empezar. Por la tarde arrancaron los compañeros del grupo de Arona explicando con gran precisión la mecánica del silbo y convirtiendo en una labor muy sencilla el jubiloso momento de empezar a silbar y las más de cien maneras de entre las que podemos escoger nuestro propio modo. Tini Socas continuó con una ponencia que mostraba las inmensas bondades de un recurso online como lo es el Portal Silbando con el que monitores y alumnos comparten apuntes, frases, audios, conversores y un seguimiento que optimice la calidad del curso. Chedey Cedrés también recogió nuestro llamamiento a los amantes del silbo para participar en el encuentro y lo hizo destacando la figura y la obra del maestro gomero Luis Morales Méndez. La jornada del sábado se cerró con el dulce sabor que nos dejó la ponencia del lingüista y bioacústico francés Julien Meyer que nos mostró los resultados de sus estudios sobre los lenguajes silbados en el mundo, haciendo hincapié en los últimos frutos recogidos por él y por Laure Dentel en cuanto al silbo del tamazight en el Atlas y del español en Canarias.

Estaba difícil mejorar la tremenda jornada del sábado pero el domingo también se lució. En La Laguna de Valleseco nos concentramos decenas de silbadores y amigos del silbo para compartir una jornada prácticamente familiar, donde se rifó un cuchillo del maestro artesano Ramón García, se puso a prueba el nivel de la emisión y recepción de los alumnos con nuestro tradicional concurso y sobre todo se disfrutó de poder compartir un día al aire libre y comiendo bien con compañeros y amigos.

Apenas acabó el quinto encuentro y ya está empezando el sexto. Desde este momento comenzamos a preparar un nuevo curso, tendremos a nuevos silbadores, nuevas ponencias basadas en los estudios y experiencias que se desarrollen o complementen durante este año. En doce meses contaremos con cifras superiores a las ochocientas personas que han aprendido a silbar con nosotros, habrá grupos en nuevas sedes y nuevas islas y la ilusión crecerá como crece esta asociación que batalla cada día por hacer llegar a nuestra gente un legado importantísimo de nuestra tradición y nuestra identidad.

Desde Yo Silbo queremos agradecer la participación a todo el alumnado, nuevo y habitual, a las amistades y familiares de estos silbadores y a los curiosos que se acercaron solamente a ver qué es eso de decir cosas silbando. Agradecemos también al Gabinete Literario su enorme amabilidad por ofrecernos con las mayores facilidades sus emblemáticas instalaciones, como también lo hizo el CICCA brindándonos su espacio. Y damos también las gracias al Ayuntamiento de Valleseco por su generosa aportación para que nuestros silbadores de las islas hermanas durmieran y comieran en un magnífico albergue del municipio facilitándonos la siempre compleja tarea logística.

A todos los que quieran ser parte protagonistas de la crónica del próximo encuentro y quienes no quieran dejar de serlo nunca, estén atentos a esta web (www.yosilbo.com) que en breve arrancarán las inscripciones para el nuevo curso 2017/2018.

¿Te lo digo silbando?

Rubén Jiménez Sánchez
Rubén Jiménez Sánchez

Latest posts by Rubén Jiménez Sánchez (see all)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *